“Grandes maestras, ¡presentes!”

 

 

 

Hace poco tiempo participé en el curso a distancia titulado “Grandes maestros: historia de la lucha de las mujeres por sus derechos en México”, impartido por la Dra. Patricia Galeana. Mi reflexión sobre esta experiencia quedaría corta en cuanto al alcance logrado, en tanto a mi desarrollo personal y global. Por lo tanto, el enfoque de este escrito se dirige a subrayar someramente los aspectos que me han impactado mayormente. La obvia facilidad de palabra y el sumo nivel de conocimiento y profesionalismo de la Dra. Galeana han sido fundamentales para acortar distancias de todo tipo e integrar al público, de inmediato y de forma natural. El recorrido que hace de la historia de la mujer en la sociedad establece aspectos esenciales para poder reconocer y entender la situación actual de la mujer y su lucha por sus derechos. En específico, para algunos podría ser sorprendente y hasta increíble llegar a entender cómo los “grandes maestros” han logrado crear y mantener una cultura represiva hacia la mujer a través del tiempo y el espacio. Asimismo, es aún más admirable, el detalle en que la Dra. Galeana representa la perseverancia de la mujer en sus movimientos, por formar parte significativa e imprescindible de la sociedad y que contrarrestan los males y desgracias al mundo causados por la desigualdad, la discriminación y otros muchos fallos de la humanidad (en su mayoría del hombre). De la ideología clásica a la cosmovisión mesoamericana, la Dra. muestra paralelismos lógicos e indispensables para el entendimiento de ideologías impuestas para favorecer al hombre y para entender la marginación sistemática de la mujer. Se capta la lucha constante y dolorosa por parte de la mujer en contra de los “grandes maestros” que imponen leyes ridículas e injustificadas a todo nivel–económico, educativo, civil, religioso, etc. Los nombres de estas “grandes maestras”, que han sido borradas de la historia oficial, toman primicia en una larga lista de heroínas en la revolución por la igualdad. La tercera sesión, sobre la Revolución, me hizo pensar en la ignorancia, inclusive en el foro académico, de la valiosa participación de la mujer en la historia de México, especialmente en sus movimientos insurgentes y organizados en la lucha por la independencia, la revolución, los derechos sociales, laborales, políticos, educativos, y demás. En materia de violencia, me impactó sumamente el lugar en que se encuentra México en cuanto a feminicidios. He aquí donde resalta la degradación del ser humano, para imponérsele un valor monetario (en dólares), en particular a la mujer. Sí, aprendí de la vida de “grandes maestras”, re-conceptualicé ideologías a través de la historia y hasta la actualidad. Llegué, además, a la explicación lógica y tácita del porqué de mi situación injusta en el foro académico. Por otra parte, los hombres brillaron por su ausencia en este estupendo grupo del curso a distancia. Todo lo cual, esencialmente, me deja con una mayor pregunta: ¿Cómo llevar todo lo sabido y lo aprendido a la práctica para lograr mayores, justas e inmediatas mejoras en mi situación como catedrática, para, a la vez, yo aportar al avance de muchas mujeres que nos lleven a una sociedad equitativa?

 

Please reload

Featured Posts

UNAM-LA and Hola Mexico Awarded FilmCraft Grant by The Academy of Motion Pictures Arts and Sciences

April 24, 2017

1/4
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags