El arte de la oratoria

September 30, 2016

 

Siempre puntual y dispuesto a compartir sus conocimientos, sencillo y enamorado de su trabajo, el Dr. Bulmaro Reyes Coria impartió el taller “El arte de la Oratoria” en la UNAM Los Ángeles, del 7 al 10 de septiembre de 2016. Agradecemos profundamente su generosidad.

 

Doctor en Letras Clásicas por la Universidad Nacional Autónoma de México, el Dr. Bulmaro es investigador, traductor, académico. Ha traducido del latín al español gran parte de la obra del orador Marco Tulio Cicerón, ha impartido clases de latín en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y colabora para el Instituto de Investigaciones Filológicas de la misma institución. A lo largo de su carrera ha enfocado su interés en la edición, la gramática y la retórica latinas. Entre sus obras notables se encuentran el Arte de convencer: lecciones ciceronianas de oratoria y Hombre de bien, orador perfecto, por el cual obtuvo el Premio CANIEM al Arte Editorial 1999. Recientemente obtuvo el Premio Universidad Nacional 2015 por su  Investigación en Humanidades.

 

En la primera clase, el Dr. Bulmaro analizó algunos discursos de oradores actuales, como del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, de su esposa Michelle Obama y del  presidente de México Enrique Peña Nieto, lo cual propició la discusión sobre las partes del discurso, la importancia de la voz, de los movimientos del rostro, de la postura del  cuerpo, y de las virtudes de todo buen orador.

 

En la siguiente sesión detalló las partes de la retórica y del discurso, y aclaró cuáles son los elementos necesarios para alabar, persuadir o disuadir a la audiencia. Para este fin, el Dr. Bulmaro hizo una comparación entre el discurso de Ovidio “Invide paries... “ (Metamorfosis, Ovidio, Metamorfosis, IV, 55 - 166) y un discurso de Obama (Ignorance is not a virtue), los cuales aluden de forma “providencial” a la insensatez que implica construir paredes o muros ya sea entre padres e hijos, entre amantes, amigos, compañeros de trabajo…gobiernos.

 

El Dr. Bulmaro nos dejó con aprendizajes dignos de recordar para siempre: “las palabras se invienen (buscar e inventar) para ser la fuente de la perfecta elocuencia”, “el orador educa, deleita, conmueve”, “si el orador sabe que ofendió tendrá que pedir perdón para poder persuadir”, “para ser escuchado con inteligencia y con atención habrá que dar definiciones y divisiones”, “si uno afirma algo, tiene que probarlo”, “no será necesario gritar, se grita cuando no hay argumentos”, hay que respetar al público, por esto se recomienda evitar decir “me voy a explicar para que me entiendan”.

 

Al término del taller, el Dr. Bulmaro nos dejó con una enseñanza única: “finalmente, no es la vestimenta, ni la voz, ni los ademanes lo que hacen al gran orador. El centro persuasivo de la retórica está en la autoridad moral, no en la elocuencia en sí. Por eso los muchachos en la antigua Roma aprendían no sólo a hacer buenos discursos, sino a ser buenos y virtuosos ciudadanos. El secreto de la retórica está en saber alabar las virtudes, y para ello se requiere aprenderlas, reconocerlas, actuarlas”.

 

Los participantes estuvieron tan agradecidos con las enseñanzas del Dr. Bulmaro Reyes, que un miembro del grupo ofreció darle un reconocimiento de parte de una coalición en favor de los migrantes en la oficina del senador de California Kevin de León. Su ejemplo influyó en el ánimo de sus alumnos, tal y como enseñó Cicerón que había que mover a las audiencias. El Dr. Bulmaro nos recordó  que el buen orador necesariamente tiene que ser un hombre virtuoso, “sin ninguna cola que le pisen”, como muy bien lo señaló en varias ocasiones.

 

En otro orden de ideas, el Dr. Reyes compartió su opinión acerca de las canciones del recién fallecido Juan Gabriel, a través de una entrevista para los medios de difusión de la sede. En ella habló sobre el uso de su español, el cual llamó “literario y catártico”.

 

“Quien acusa a Juan Gabriel de iletrado demuestra ignorancia e incomprensión”, aseguró, “es injusto despreciar el trabajo del cantautor”. “Lo que pasa es que las personas buscan engrandecerse a costa de otros y hablar de lo que no saben”, afirma. “Las letras de Juan Gabriel son un bálsamo para el dolor. No se puede menospreciar a quien hizo feliz a tantas almas”.

 

Nuevamente gracias, Dr. Bulmaro Reyes Coria, por su sencillez, por las anécdotas compartidas, por recordarnos que es necesario desarrollar virtudes para hacer de las palabras un acto de verdadera elocuencia.   

Please reload

Featured Posts

UNAM-LA and Hola Mexico Awarded FilmCraft Grant by The Academy of Motion Pictures Arts and Sciences

April 24, 2017

1/4
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags